Danilo Sturiza

Además de entregar datos que permiten hacer seguimiento en tiempo real, estas aplicaciones pueden capturar síntomas y procesarlos con Inteligencia Artificial para generar recomendaciones personalizadas a los pacientes

_

Vivimos tiempos interesantes para la tecnología en el sector de salud que incluso antes del Covid-19 ya enfrentaba grandes desafíos de transformación digital.

A medida que las tecnologías asociadas a la Inteligencia Artificial, el Machine Learning y el análisis masivo de datos (o Big Data) avanzan, la medicina se ve obligada a aumentar su eficiencia para, en consecuencia, mejorar la experiencia del paciente, los tratamientos y los procesos de atención.

Estudios señalan que el 19% de los pacientes no comprenden la información que sus médicos les entregan y, además, un 45% de ellos afirma que las farmacias no satisfacen sus necesidades. Estas fallas en la comunicación se traducen en el abandono prematuro del tratamiento médico y en complicaciones médicas.

Asimismo, la congestión actual de las salas de urgencias (y de los centros asistenciales en general) ha puesto en evidencia la escasez de especialistas, sobre todo en zonas de difícil acceso, con consecuencias negativas y potencialmente peligrosas para los pacientes.

Ante este escenario, y a pesar del escepticismo de quienes aún dudan en incorporar tecnologías basadas en Inteligencia Artificial, los Asistentes Digitales han salido al paso para convertirse en herramientas útiles al momento de complementar el análisis de datos y la obtención de prediagnósticos que facilitan una toma de decisiones rápida y asertiva por parte de los especialistas.

 

Los Asistentes Digitales de la salud o Healthbots

Un Asistente Digital de salud maneja una serie de parámetros conversacionales cuya finalidad es orientar y simplificar la experiencia del paciente. Actúan como herramientas simples que no se limitan a responder preguntas frecuentes y entregar respuestas y sugerencias, sino que permiten atender a miles de usuarios −entre médicos y pacientes− de manera simultánea y hacer seguimiento constante de diversas sintomatologías según patrones previamente establecidos.

La puesta en marcha de estas soluciones enriquece la relación entre especialistas y pacientes al asegurar un canal de comunicación que funciona las 24 horas del día, todos los días del año, pueden operar en un ambiente Web, aplicaciones móviles o a través de apps de mensajería instantánea como WhatsApp y Facebook Messenger.

Su objetivo principal es brindarle orientación al paciente, usando sus mismos códigos y lenguaje natural. La experiencia conversacional permite generar grandes cantidades de datos para reentrenar al asistente y mejorar los flujos de conversacion, con la finalidad de obtener datos de tendencias y metricas de estas interacciones.

De acuerdo con la investigación Salud digital: Análisis de interruptores, preparación para el país y pronósticos tecnológicos 2018-2023 realizada por Juniper Research, se estima que para el año 2023 estos asistentes orientados al área de la salud manejarán alrededor de 2.800 millones de interacciones y permitirán ahorrar hasta 4 mil millones de dólares.

La utilidad de los Asistentes Digitales ya es una realidad tangible, y debido a la pandemia ocasionada por el Covid-19 su popularidad seguirá en alza. La atención médica remota es solo una de sus aplicaciones, ya que estas herramientas cuentan con diversas capacidades:

  • Brindan información sobre enfermedades a través de cuestionarios generales y específicos.
  • Agendan, reagendan y confirman horas de atención.
  • Ofrecen un prediagnóstico preciso que permite ahorrar tiempo y dinero, además de evitar congestiones innecesarias en las salas de urgencias.
  • Facilitan el escalamiento a atención presencial o remota (Telemedicina).
  • Informan sobre disponibilidad de medicamentos y venta en farmacia, además de enviar recordatorios sobre dosis medicadas a pacientes crónicos.
  • Aseguran el seguimiento de tratamientos y recolectan información útil durante la evolución de la enfermedad.

El avanzado entrenamiento de los sistemas cognitivos sobre los cuales se basan los asistentes permite alcanzar un diagnóstico temprano, y la neutralidad que manejan las soluciones de Inteligencia Artificial facilita una comunicación libre de tabúes y/o estigmas por parte de sus usuarios, lo cual representa una gran ventaja al tratar con pacientes que presentan patologías crónicas o de mayor complejidad (enfermedades mentales, por ejemplo).

En Médico Digital, Joint Venture conformado por Cognitiva y ChileRad, estamos desarrollando herramientas digitales que proponen la utilización de Inteligencia Artificial para orientar, atender y apoyar a los pacientes durante todas las etapas del tratamiento médico, teniendo como norte el mejoramiento de la salud general de la población y aportando un valor agregado: el uso de tecnología de punta que complementa la experiencia del paciente con servicios inbound y outbound.

No cabe duda: el desarrollo continuo de Asistentes Digitales en la industria de la salud está transformando la comunicación entre pacientes y especialistas. Su uso fortalece el tejido de estas relaciones sin entorpecer el contacto humano real y, al mismo tiempo, humaniza el proceso de generación de data relevante para conocer el alcance de cada caso médico.

_

Fuentes: